Qué es la cuarta edad

Ya hace tiempo que se lleva hablando de «la cuarta edad», pero ¿sabes qué es? A través de nuestro artículo de hoy te desvelamos el sentido de dicha expresión, que dado el aumento progresivo en la vida de las personas, hemos abandonado el término de «tercera edad»

¿Qué es la cuarta edad?

Como decíamos antes, dado que los humanos vamos retrasando la edad de fallecimiento, se ha «creado» una nueva expresión relacionada con la edad de las personas, la «cuarta edad».

Básicamente, esta expresión se refiere a las personas que han llegado a los 80 años o más. Lamentablemente, muchos de los que llegan a esta edad, presentan importantes problemas de salud crónicos de muy variada índole, respiratorios, digestivos, circulatorio, etc…

Hasta hace unos años, se asimilaba la tercera edad con los que llegaban a los 70 o 75 años, hoy en día, gracias a los avances médicos, medicamentos, hábitos de vida saludables, etc.. no es difícil encontrar personas con más de ochenta, noventa e incluso de cien años y de ahí que haya que encontrar una nueva denominación, «la cuarta edad«.

Problemas asociados a la cuarta edad

Lógicamente, con el aumento de las expectativas de vida, las patologías se cronifican y ya, los que pasan de los ochenta años, presentan, en muchos casos, importantes problemas de salud. Para que nos hagamos una idea, en España, casi la mitad de los mayores de 80 años presenta algún grado de discapacidad de mayor o menor gravedad.

  • Enfermedades relacionadas con el aparato digestivo. Cáncer colorrectal, reflujo gastroesofágico, etc…
  • Enfermedades del aparato respiratorio. Bronquitis crónica, neumonía, enfisema y otros.
  • Enfermedades del aparato circulatorio. Infarto de miocardio, angina de pecho, insuficiencia cardíaca, etc..
  • Enfermedades del sistema nervioso. Alzheimer, demencia senil, Parkinson y otras.

La lista de patologías es infinita, pero con todo, los mayores problemas de quienes han llegado a la cuarta edad, son, además de los anteriores,

  • La soledad. Por desgracia, cada vez somos más veces testigos de situaciones de soledad en nuestros ancianos. No es raro el día en que nos encontramos en las noticias el fallecimiento de algún anciano que vivía solo y su cadáver ha sido hallado semanas e incluso meses después de su fallecimiento. A día de hoy, parece increíble que ni la Administración ni familia ni amigos de estos ancianos, descubran el fallecimiento si no es por un aviso de bomberos o policía.
  • El maltrato a los ancianos. Otra de las lacras del siglo XXI es el maltrato a nuestros mayores. Y lo que es peor, un alto porcentaje de esta situación de violencia, es ejercida por los propios familiares del anciano.

Motivos para la esperanza

Si hasta ahora hemos estado relatando las patologías y problemas que presentan quienes ya han alcanzado la «cuarta edad», es justo que también detallemos todo lo bueno, que lo tiene, de ir cumpliendo una edad, y más si la salud nos acompaña.

A nadie se le escapa que cumplir más años, nos permite conocer y  seguir de cerca el crecimiento de nuestros nietos, una costumbre que, debido a un mundo globalizado, en el que hoy estás aquí y mañana quien sabe, hay que potenciarla al máximo pues el contacto intergeneracional resulta altamente beneficioso tanto para el menor como para el mayor.

Además del contacto familiar, ir cumpliendo años nos permite aumentar nuestro bagaje cultural mediante la lectura, la asistencia a charlas, conferencias, talleres, obras de cine teatro, etc…

Es importante igualmente y, en la medida de lo posible, socializar con otros mayores para intercambiar experiencias y mantener amenas conversaciones.

La jubilación nos permite también aumentar nuestro interés por viajar y conocer otras costumbres, otras culturas.

Por otro lado, los avances médicos nos permiten pensar que la frontera de los cien años se nos ha quedado pequeña y existe quienes piensan que es posible burlar a la muerte. Sin llegar a ser tan optimistas, es evidente que la esperanza de vida se va alargando y el avance de la medicina no parece tener limite alguno. Por ello, os lanzo esta pregunta ¿Llegará algún día en que podamos pasar de los 200 años?

En definitiva, «la cuarta edad» es un momento de nuestra vida que debemos aprovechar al máximo y sacar el mayor partido a todas esas aficiones que por falta de tiempo no hemos podido colmar en años pasados.

 


Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: