Qué es el Parkinsonismo, sus fases y tratamiento

Resulta muy frecuente, entre quienes no pertenecemos al colectivo médico, confundir parkinsonismo y parkinson, sin embargo, no es lo mismo y ahora veremos en qué consiste uno y otro. De igual forma, muchos de vosotros conoceréis la enfermedad por la popularidad que alcanzó al conocerse que un célebre actor de Hollywood padecía esta enfermedad, me estoy refiriendo a Michael J. Fox

¿Qué es el parkinsonismo?

Se puede definir el parkinsonimso como el conjunto de afecciones relativas al movimiento de la persona como temblores, movimientos lentos, deterioro del habla o rigidez muscular motivadas por la pérdida de las neuronas que segregan dopamina. Esta enfermedad comparte su origen con el alzheimer y otras demencias.

No obstante lo anterior, hay que decir que no todo enfermo de parkinsonismo es un enfermo de parkinson y de ahí que el parkinsonismo no derivado de enfermos de parkinson, sea denominado también como parkinsonismo secundario o parkinsonismo atípico. Dicho de otro modo, no todo el mundo que presenta temblores o dificultad en el habla, tiene que ser obligatoriamente enfermo de parkinson.

Causas del parkinsonismo

Como decíamos antes, no todas las personas que padecen esta enfermedad tienen que ser enfermos de parkinson y por ello, esta enfermedad puede venir motivada por los siguientes:

  1. La toma de determinados medicamentos indicados para trastornos psiquiátricos graves y otro tipo de fármacos, como los indicados para evitar náuseas, en especial, la metoclopramida y ploclorperazina. La ingesta de algunos de estos medicamentos puede provocar la sintomatología propia del parkinsonismo, por lo que su administración debe ser inmediatamente retirada.
  2. Traumatismos craneales derivados de cualquier tipo de accidentes.
  3. Trastornos degenerativos, como el alzheimer, demencia frontotemporal o atrofía multisistémica pueden dar lugar a la aparición del parkinsonismo.
  4. Cierto tipo de trastornos metabólicos, como la insuficiencia hepática crónica o enfermedad de Wilson.
  5. La exposición a determinadas sustancias tóxicas como el monóxido de carbono, el cianuro y otras sustancias que inciden muy especialmente en nuestro cerebro. Otra de las sustancias que puede influir en la aparición de la enfermedad y más en la población joven es el consumo de determinadas sustancias como la metanfetamina.

Fases del pakinsonismo

Podemos establecer 5 fases dentro del parkinsonismo:

  • Fase inicial o primaria. En ésta, se producen los primeros síntomas, aún muy leves que se traducen en pequeños movimientos involuntarios de alguna parte del cuerpo y que, con frecuencia, sólo son percibidos por las personas más cercanas al enfermo.
  • Fase Segunda o fase II. Los movimientos involuntarios comienzan a afectar a las dos partes del cuerpo, el equilibrio se trastorna, el enfermo presenta dificultad para caminar y comienzan los problemas para realizar movimientos.
  • Fase III. El enfermo se inclina hacia adelante y ya no es capaz por si solo de caminar recto.
  • Fase IV. En la fase cuatro, todos los problemas anteriores se van agudizando y el enfermo presenta problemas de autonomía personal que precisan de alguna ayuda por otra persona.
  • Fase V. Los síntomas de las fases precedentes se acentúan hasta el extremo y finalmente el enfermo permanece prácticamente inmóvil sin posibilidad de realizar por sí solo ninguna de las funciones más elementales como ir al baño, comer, vestirse, etc. En esta fase, la intervención de una tercera persona que le asista es absolutamente fundamental, ya que es incapaz de realizar ninguna actividad de forma autónoma.

El tratamiento

Por desgracia, a pesar de existir en curso experimentos muy esperanzadores, el parkinsonismo, al igual que otras enfermedades derivadas de trastornos neurodegenerativos, no tiene cura, aunque si existen muchas otras medidas paliativas que pueden reducir los efectos e incluso retrasar la aparición de los mismos. A saber:

  1. Tratamiento farmacológico. La base de este tipo de medicamentos es la dopamina, cuya falta en nuestro cerebro, es la que provoca el parkinsonismo. De igual forma, si la enfermedad viene motivada por la toma de ciertos medicamentos, la primera acción a tomar debe ser la interrupción de dichos fármacos que provocan los síntomas.
  2. Tratamiento quirúrgico y por ultrasonidos (HIFU). Hoy por hoy, exigen un estudio muy exacto del progreso de la enfermedad y la situación del paciente. Pueden consistir en una estimulación cerebral profunda o la técnica denominada HIFU, que ofrece, mediante ultrasonidos, unos resultados fantásticos en el control de los temblores.
  3. Dieta sana, ejercicio moderado y estimulación cognitiva son tres elementos fundamentales para paliar, al menos en parte, los efectos de esta enfermedad.

Si tienes algún familiar cercano que presenta alguno de los síntomas aquí descritos, acude enseguida a su médico para un chequeo más detallado, si se consigue detectar el parkinsonismo en sus primeras fases, la calidad de vida aumenta notablemente.

Advertencia:

El presente no es un blog médico y en absoluto pretende sustituir las opiniones o dictámenes de ningún técnico en medicina, sino simplemente tratar de explicar en un tono más coloquial algunas de las distintas enfermedades que se contienen en sus páginas. Por ello, si usted padece cualquiera de los síntomas o enfermedades aquí explicadas acuda a su médico de referencia.

 


Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: