Mareos y vértigos en la tercera edad

Mareos y vértigos son trastornos que, por desgracia, nos van a acompañar a lo largo de nuestra vida si bien no afectan por igual a todas las edades ni sus consecuencias son iguales para todas las edades.

Qué provoca los mareos y vértigos

Los motivos tanto de los mareos como las sensaciones de vértigo y trastornos de equilibrio pueden ser muchos y muy variados. Algunos ejemplos:

  1. El exceso de medicación. Muchos de los adultos mayores que sufren episodios de mareo o vértigo son tratados de diabetes, hipertensión, trastornos cardiovasculares… pues bien, la medicación de alguna de estas patologías influye decisivamente en el sistema vestibular (el sistema que controla el equilibrio) y pueden provocar los mareos o sensación de vértigo.
  2. Arritmias y otros trastornos cardiacos. Tanto la velocidad de latido del corazón, rápido (taquicardia) o demasiado lento (bradicardia) como un latido irregular pueden dar lugar a los temidos mareos, incluso pérdidas de conciencia que terminan con el mayor en el suelo.
  3. Episodios de hipoglucemia. En pacientes diabéticos, una bajada puntual de azúcar en sangre puede dar lugar al mareo y sensación de vértigo, que en este caso es fácilmente evitable mediante la ingesta de algún alimento rico en azúcar, caramelos, bebidas azucaradas…
  4. Alteraciones en el oído interno. Sensaciones del tipo «todo me da vueltas» o sensaciones de vértigo cuando nos giramos en la cama o nos levantamos, provocan frecuentemente episodios de vértigo que se corrigen a los pocos segundos. La patología más reconocida es la llamada «síndrome de Ménière» en la que la sensación de vértigo se acompaña de acúfenos e incluso náuseas y vómitos.

Cómo afectan los mareos y vértigos al adulto mayor

Los episodios de vértigo y mareo en el anciano se manifiestan con mayor frecuencia que en otras edades y ello, en muchas de las veces, por que los sentidos implicados en el aparato vestibular no funcionan como cuando somos jóvenes. En muchos casos, la vista nos juega malas pasadas que influyen en el sistema vestibular provocando sensaciones de vértigo y mareo.

El mayor problema del adulto mayor cuando se producen episodios de vértigos y mareos es el referente a las caídas. Un episodio de mareo puntual en una persona joven suele corregir sus consecuencias mediante un rápido movimiento que impida la caída, sin embargo, en un anciano, la caída no es tan fácil corregirla y puede provocar que acabe con sus huesos en el suelo, de ahí que haya que prestar una atención máxima a nuestros mayores cuando se levantan.

¿Existe cura para el mareo y vértigo? ¿Cómo los podemos tratar?

Lamentablemente no existe una cura definitiva para este trastorno, sin embargo si podemos tratar de que las consecuencias no sean demasiado graves, especialmente las caídas.

  1. Vigilar al anciano cuando se levanta de la cama o sillón. Frecuentemente, incluso en edades tempranas, si nos levantamos bruscamente de la cama o sillón podemos sufrir un mareo que, normalmente, cesa en pocos segundos. Pues bien, en el anciano esta situación puede acarrear un peligro de caída que podemos evitar estando vigilantes.
  2. Alimentación adecuada. Una vez  más, la alimentación influye también en las sensaciones de mareo y vértigo y por ello, deberemos evitar el consumo de alcohol, bebidas azucaradas y comidas con exceso de sal.
  3. Si el vértigo o mareo se produce por la ingesta de medicamentos, consultar con el médico y ver la posibilidad de reducir la ingesta o cambiar de fármaco, generalmente hipertensivos.
  4. Antecedentes familiares de migraña. Es frecuente que se hereden episodios de migraña con mareos y vértigos, por ello, si hemos tenido antecedentes familiares con esta dolencia, es muy frecuente que nos veamos en la misma situación que nuestros padres y seamos también objeto de migraña.

A modo de conclusión podemos afirmar que tanto mareos como vértigo son trastornos que aquejan a todas las edades, si bien, es mucho más frecuente en adultos mayores y de ahí que debamos extremar la precaución en este colectivo para evitar las temidas consecuencias de un desvanecimiento que puede provocar la caída del anciano con graves consecuencias.

Advertencia:

El presente no pretende ser un blog médico y en absoluto pretende sustituir las opiniones o dictámenes de ningún técnico en medicina, sino simplemente tratar de explicar en un tono más coloquial algunas de las distintas enfermedades que se contienen en sus páginas. Por ello, si usted padece cualquiera de los síntomas o enfermedades aquí explicadas acuda a su médico de referencia.


Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: