Los sin techo

El término «sin techo» se acuña en Estados Unidos de América denominándose con el término «homeless» es decir, aquellas personas sin hogar. El término inglés ha sido traducido al español y actualmente es denominado en habla española como «sin techo»

¿QUIÉNES SON LOS SIN TECHO?

Podemos definir a los sin techo como toda aquella persona que carece de un hogar estable y se ve obligada a vivir en la calle al carecer de medios económicos para poder fijar su domicilio en una vivienda con las mínimas garantías y dentro de este colectivo, tanto niños como ancianos, son los más afectados.

El drama de «los sin techo» ha sido objeto de atención por diversos organismos internacionales y en concreto, el artículo 25 de la Declaración de Derechos Humanos dice: «Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado para la salud y el bienestar de sí mismo y de su familia, incluidos alimentos, ropa, vivienda y atención médica y los servicios sociales necesarios, y el derecho a la seguridad en caso de desempleo, enfermedad, discapacidad, viudez, vejez u otra falta de sustento en circunstancias que escapan a su control.»

Lamentablemente, la Declaración de Derechos Humanos no se cumple y hoy día es muy frecuente ver en las grandes ciudades a cientos de personas que duermen en cualquier rincón de la calle, portales, cajeros automáticos, fábricas abandonadas, etc.

Cuáles son los motivos que provocan la existencia de los sin techo

¿Por qué se produce esta situación? ¿Qué motivos impulsan a una persona a vivir en la calle?

Los motivos y las personas afectadas son muy variados y afectan de forma diferente a cada persona:

  1. Motivos socio laborales. Muchas personas se ven abocadas a vivir en la calle por motivos económicos, es decir, carecen de ingresos que le permitan poder acceder a un alquiler y no digamos ya a comprar una vivienda digna. Junto a ellos, hay que incluir también a un colectivo de personas que se encuentran discriminadas por motivo de su raza, orientación sexual, etc.
  2. Enfermos. Hoy día cada vez son más las personas que llegadas a una determinada edad se ven aquejadas de enfermedades relacionadas con un deterioro cognitivo (alzheimer, demencia) y no son capaces de mantener sus obligaciones de pago del alquiler, hipoteca, etc. debido a su enfermedad y se ven desahuciadas y obligadas a vivir en la calle, al carecer de parientes cercanos que les puedan ayudar.
  3. Personas con adicciones. Nos referimos a un colectivo aquejado de problemas con las drogas, el alcohol o la ludopatía. Hablamos de un colectivo que dedica un porcentaje muy elevado de sus ingresos a sus adicciones, olvidando el pago del alquiler o hipoteca.
  4. El colectivo de la Tercera Edad. Es éste quizás uno de los más golpeados por la situación y el que exige una mayor comprensión tanto por parte de la Administración como por la sociedad civil. Muchos de ellos se ven afectados por enfermedades mentales y se ven obligados a vivir en la calle sin ningún tipo de protección.

Los ancianos sin techo

Como decíamos antes, son el colectivo de la tercera edad uno de los más afectados por esta situación junto a los menores. Hoy día en cualquiera de las grandes capitales del mundo, Madrid, México DF, Bogotá, Buenos Aires, Nueva York, es muy frecuente ver deambulando por la calle a cientos de ancianos sin hogar hurgando en los contenedores de basura algo de comida para poder comer.

Junto a los niños, el colectivo de ancianos es el más débil y sobre el que esta lacra social golpea con más virulencia. Pero ¿cuáles son los motivos que empujan a los ancianos a vivir en la calle?

  1. Los ancianos aquejados de desórdenes mentales. Muchos de los ancianos que podemos ver por la calle se encuentra afectado por algún tipo de demencia que le impide llevar una vida ordenada y hacerse cargo por sí mismo del pago de algún alquiler o hipoteca.
  2. Ancianos abandonados. Aunque parezca mentira existe un gran número de personas de la tercera edad abandonadas incluso por sus propios hijos y que, ante la falta de recursos, se ven obligados a vivir en la calle.
  3. Ancianos sin recursos económicos y solos. Lamentablemente, otro gran número de ancianos se encuentran solos, sin parientes o amigos cercanos y sobre todo, sin recursos económicos que le permitan acceder a una vivienda, viéndose obligados a buscar sitios donde dormir y vivir en plena calle.

Cada vez más, somos testigos de una sociedad deshumanizada en la que fijamos nuestra atención en nuestro bienestar personal y familiar ignorando el drama de miles de personas que por una razón u otra carecen de la posibilidad de poder acceder a una vivienda digna, y no sólo ello, a una protección social integral, alimentación, vestido, calzado, seguridad, etc. Algo que quizá nos debería hacer pensar y, al menos, tomar conciencia de que mucha gente no tiene la posibilidad de algo tan básico como una vivienda digna.

¿Conoces a algún «sin techo»? Cuéntanos tu experiencia


Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: