La falta de apetito en ancianos, causas y cómo recuperarlo

La falta de apetito en ancianos o también llamada hiporexia puede esconder algún  tipo de enfermedad o simplemente ser un episodio coyuntural sin más trascendencia, de ahí que, ante la falta de apetito, habrá que determinar la causa del mismo.

Qué provoca la falta de apetito. Sus causas

Como explicábamos antes, la falta de hambre puede ser debida a alguna patología o bien ser algo puntual que se produce en uno o dos días y al tercero comienza el apetito de nuevo, pero ¿qué lo provoca?

  1. Algunos procesos cancerígenos, como el cáncer de estómago, colon, pueden motivar la falta de apetito por la propia naturaleza de la enfermedad y por el tratamiento que recibe el enfermo.
  2. Enfermedades hepáticas y renales crónicas. Las dolencias que afectan a hígado y riñones presentan en muchos casos falta de apetito, por ello, deberemos solicitar del médico que atiende a nuestro adulto mayor, una dieta que se adapte a las necesidades de éste.
  3. Las demencias. Los enfermos con trastornos neurodegenerativos presentan en muchos casos falta de hambre y es por ello que habremos de hacer un esfuerzo en procurarles los alimentos con mayor cantidad de nutrientes y alto valor proteínico.
  4. Determinados medicamentos y tratamientos. No podemos olvidar que determinados medicamentos, si bien nos producen un efecto curativo, pueden tener también el efecto de hacer perder el apetito de nuestros mayores. De igual forma, algunos tratamientos como quimioterapia o radioterapia pueden producir igualmente el mismo efecto, la pérdida del apetito.
  5. La depresión. Otro de los trastornos que pueden producir la pérdida de apetito es la depresión. La falta de interés del deprimido puede extenderse a la comida y de ahí que ni siquiera muestre caso alguno por su propia alimentación.
  6. Trastornos gastrointestinales. Sin duda el más conocido es el coloquialmente llamado «empacho» Si el día anterior el anciano se ha dado un atracón de algún plato que le gusta, es lógico en durante algún tiempo se muestre reacio a comer durante algún tiempo. De igual forma, si nuestro anciano atraviesa por algún episodio de diarrea, es muy normal que tampoco muestre interés en comer.

Cómo podemos hacer para recuperar el apetito. Consejos para recuperarlo

Obviamente el consejo más inmediato por evidente es evitar la causa de la pérdida de apetito, no obstante, no siempre es posible evitar dicha causa. Imaginemos un anciano que atraviesa por un tratamiento médico agresivo, obviamente, el tratamiento no puede suspenderse, lo que podemos hacer es intentar paliar los efectos de éste mediante algunos consejos.

  1. Evitar los platos llenos de comida hasta arriba, el efecto psicológico del plato lleno hasta arriba es letal y desmotiva absolutamente al adulto mayor, quien se ve de antemano incapaz de comérselo todo.
  2. Evitemos alimentos con escaso valor calórico, me refiero en concreto a alimentos que no aporten demasiada proteína o nutrientes. Una simple ensalada es muy beneficiosa para la salud, no obstante aporta poco valor calórico y necesita ser acompañada de pescado o carne.
  3. Mejor varias comidas con menos cantidad. Si el anciano se muestra inapetente, será mejor probar a darle varias comidas al día aunque menos cantidad.
  4. Vigilar a nuestro anciano cuando come. Al igual que un niño, es necesario «estar encima de él» cuando come, es decir, acompañarle en el momento de la comida. Está demostrado que comemos más en compañía que solos y con un poco de ayuda, conseguiremos que nuestro adulto mayor vaya recuperando el apetito.
  5. Hagamos los platos que le gustan. Resulta mucho más apetente ingerir la comida que nos gusta a la que no tanto, por ello, elegir el plato preferido por el anciano sin duda contribuirá a que se anime a comer.
  6. Papillas y purés y gelatinas son muy recomendables. Es mucho más fácil que nuestro adulto mayor ingiera papillas, gelatinas y purés que carne o pescado, por ello tanto papillas como purés hechas con carne o pescado y gelatinas resultan muy beneficiosas para conseguir estimular el hambre de éste.
  7. El efecto contagio. Si es posible, reunir a varios comensales a la vez. El efecto psicológico de ver a varias personas comiendo provoca un estímulo en el anciano y aumenta  su interés por la comida.
  8. Suplementos proteicos y nutricionales. Si aún así nuestro adulto mayor sigue inapetente, quizá sea la hora de que un médico le recete algún suplemento alimenticio que palíe los efectos de la falta de hambre.
  9. PACIENCIA. Es quizás una de las actividades más estresantes que existen, aunque no lo parezca. Intentar dar de comer a quien no presente ningún interés por la comida resulta altamente exasperante, quienes han tenido hijos o son cuidadores de ancianos, sabrán de que les hablo, por ello, una vez más debemos llamar a la paciencia.

Si tienes algún anciano a tu cuidado con problemas de apetito, nos gustaría que nos contaras tu experiencia.


2 comentarios en «La falta de apetito en ancianos, causas y cómo recuperarlo»

  1. Que hacer con un anciano manipulador que utiliza el comer como castigo a la familia y solo toma caprichos? Además se muestra como anciana débil y desamparada ante estraños?

    Responder
    • Hola María, no habíamos tenido hasta ahora un supuesto de manipulación a través de la alimentación, no obstante, cualquier forma de manipulación pueda ser adoptada por algunos de nuestros mayores para hacernos un poco más difícil la convivencia con ellos.
      La respuesta a tu pregunta no es fácil, pero yo te aconsejaría que le fueras poniendo límites a sus caprichos a la hora de comer, es decir, hay que comer de todo, no sólo lo que nos gusta, por ello, poco a poco ir concienciando al anciano que hay que alternar todo tipo de alimentación y que no vas a permitir que cambie todos tus planes de comida. Resulta muy positivo también hacerle un plan de comidas semanal en el que el anciano tome también la responsabilidad de aportar ideas y menús para implicarle más en el plan de comidas diario o semanal.
      Te dejo un enlace en el que te mostramos cómo actuar ante actitudes manipuladoras de nuestros mayores: https://www.parancianos.com/como-convivir-con-ancianos-egoistas-y-manipuladores/
      Mucho ánimo y gracias por tus comentarios.

      Responder

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: