El internamiento obligatorio de ancianos en residencias

El internamiento obligatorio de ancianos en centros de salud mental es un tema muy delicado y sobre el que existe bastante confusión ya que no sólo basta con la voluntad de los parientes cercanos para el ingreso, se exige la intervención judicial.

Cuándo solicitar el internamiento obligatorio del adulto mayor

El momento en que un anciano debe ser internado en una residencia o institución mental contra su voluntad no es un tema fácil de determinar ya que la ley es muy estricta en este sentido, así, el artículo 763.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil dice: » El internamiento, por razón de trastorno psíquico, de una persona que no esté en condiciones de decidirlo por sí, aunque esté sometida a la patria potestad o a tutela, requerirá autorización judicial, que será recabada del Tribunal del lugar donde resida la persona afectada por el internamiento

Ya que la ley sólo habla de internamiento por razón de trastorno psíquico, la primera pregunta que cabe hacerse es si sólo es posible el internamiento obligatorio por enfermedad mental o si es posible solicitar el internamiento por otras razones. En torno a este particular, existen resoluciones judiciales diferentes y contradictorias entre sí, algunas resultan más permisivas en cuanto a los requisitos para el ingreso no voluntario y otras resultan más restrictivas. Por ello, habrá que ir caso por caso para determinar si el juez autorizará el internamiento o no.

Así las cosas, el momento indicado para solicitar judicialmente el internamiento no voluntario del adulto mayor será aquel en el que el anciano no se encuentre en condiciones de decidir si ingresa o no y además, se exige que la enfermedad que aqueja al anciano no sea algún tipo de demencia leve, debe tratarse de un trastorno mental severo y por supuesto fundamentado en informes médicos concluyentes en cuanto a la patología del enfermo y la necesidad de su internamiento en un centro especializado.

La conclusión a todo ello es que no cualquier trastorno mental es motivo de internamiento obligado ya que afecta a un derecho fundamental recogido en nuestra Constitución, en concreto al artículo 17.1 en el que textualmente se dice: «Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad. Nadie puede ser privado de su libertad, sino con la observancia de lo establecido en este artículo y en los casos y en la forma previstos en la ley»

Dado que el internamiento no voluntario implica una restricción evidente del derecho a la libertad, las garantías deben ser máximas y sólo la previa autorización judicial permite el internamiento no voluntario en un centro residencial o de salud mental.

Preguntas frecuentes sobre el internamiento no voluntario del adulto mayor.

Mi padre padece brotes psicóticos violentos y se niega a ingresar en un centro especializado ¿Es posible solicitar autorización judicial para su internamiento?

No se puede generalizar y habrá que ver los casos uno por uno, pero en principio puede ser posible si el trastorno mental es importante y se ve avalado por informes médicos que determinan el tipo de enfermedad mental y la necesidad de un tratamiento especializado. Por ello, la respuesta es afirmativa si se dan los requisitos antes mencionados.

Mi madre padece de alzheimer ¿sería posible posible acudir a un internamiento no voluntario ya que se niega a salir de casa?

Lamentablemente y cada día más, las personas que van llegando a una edad comienzan a sufrir un deterioro paulatino en sus facultades cognitivas, no obstante, la ley al regular el internamiento obligatorio estimo que pensó más en enfermedades de tipo psiquiátrico como trastornos paranoides, esquizoides, etc… que en enfermedades neuro degenerativas como el alzheimer, parkinsonismo o demencias en general. Normalmente las demencias son tratadas en centros geriátricos que cuentan con personal especializado y muy capaz frente a este tipo de trastornos.

¿Es posible internar a un adulto mayor por causas de extrema necesidad sin autorización judicial?

Por motivos de urgencia es posible el internamiento no voluntario del enfermo sin autorización judicial si bien el centro médico que acordó el internamiento deberá solicitar en el plazo de 24 horas siguientes al internamiento autorización judicial para el mantenimiento de la medida extraordinaria, acompañando la correspondiente documentación médica del ingresado para poder ratificar judicialmente la medida

¿Cuál es el camino a seguir en caso de enfermedades neuro degenerativas como el alzheimer u otro tipo de demencias?

En caso de que nuestro familiar presente cualquier tipo de demencia, lo indicado sería proceder primero a la incapacitación judicial y posteriormente será el tutor legal del incapaz, quien solicite autorización judicial para el ingreso de éste en una residencia geriátrica u otro tipo de institución.


Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: