El envejecimiento cutáneo en ancianos. Cómo retrasar su aparición

La primera pregunta es obligada ¿qué es el envejecimiento de la piel? El envejecimiento cutáneo o envejecimiento de la piel en ancianos es una consecuencia lógica del paso de los años, no obstante es posible tanto retrasar su aparición como disimularla e incluso reducir sus efectos.

La piel y el paso del tiempo

Nuestra piel se compone de tres capas, la más externa (la epidermis) que es la que contiene las células de la piel y el pigmento, la siguiente (la dermis) es la que contiene los folículos pilosos, nervios, vasos sanguíneos y glándulas sebáceas y finalmente, bajo las dos anteriores encontramos la capa subcutánea, que a su vez contiene grasa, glándulas sudoríparas y algunos folículos pilosos.

Para que nos hagamos una idea, el peso aproximado de toda la piel que posee un ser humano medio es de 5 kilogramos y toda ella envejece con el paso del tiempo y es la parte más visible de nuestro cuerpo, con lo que es donde se aprecia con más claridad el envejecimiento.

¿Por qué se produce el envejecimiento de la piel?

Básicamente, lo que ocurre, es que la capa externa de la piel (la epidermis) va adelgazando paulatinamente y pierde tersura. Las glándulas sebáceas van perdiendo su aceite natural, en hombres a partir de los 80 años de edad aproximadamente y en mujeres, cuando alcanzan la menopausia. Todo ello produce falta de humedad, además de pérdida gradual de elastina y colágeno con lo que la piel se agrieta, se frunce y aparecen, entre otras cosas, las temidas arrugas, así como manchas pigmentadas.

Causas del envejecimiento de la piel:

  • La exposición a los rayos ultravioletas del sol. Así, cuanto mayor tiempo de exposición a los rayos ultravioletas, mayores serán los efectos sobre la piel. A modo de ejemplo, tomemos el de los agricultores que pasan gran parte de su jornada expuestos a los rayos solares. En muchos casos, el envejecimiento de la piel de este colectivo puede inducirnos a error en cuanto a su edad, ya que parecen mayores de lo que en realidad son debido a los efectos del envejecimiento cutáneo.
  • El tabaquismo. Está demostrado que la nicotina de los cigarrillos estrecha los vasos sanguíneos dificultando que la sangre llegue hasta los pequeños vasos de nuestra epidermis. Además, el consumo de tabaco destruye el colágeno, con lo que se pierde elasticidad en la piel.
  • La contaminación es otro de los factores de envejecimiento de la piel ya que la misma, obstruye los poros de la piel dificultando su hidratación.
  • La alimentación. Una mala alimentación influye igualmente en un envejecimiento de la piel. De igual forma que el resto del cuerpo, la piel necesita hidratarse para mantener su tersura y elasticidad y por ello es muy importante una alimentación rica en frutas y verduras que aporte los líquidos necesarios.
  • La falta de hidratación. Dado que el cuerpo humano está compuesto en un 75% por agua, la piel no es una excepción y deberá estar hidratada por lo que es muy recomendable beber mucha agua.

Cómo retrasamos la aparición de las arrugas

La respuesta parece muy obvia, evitando lo que las produce. No obstante, explicaremos brevemente como retrasar su aparición e incluso cómo hacer que desaparezcan.

  • Como indicábamos en el apartado anterior, la exposición prolongada a los rayos ultravioleta es uno de los factores que más deterioran nuestra piel. Los rayos UV inciden en la piel y traspasan las capas exteriores hasta llegar a la dermis y matar las células de la piel, por ello deberemos evitar tomar el sol en las horas en que dichos rayos se encuentran más activos, que normalmente suelen coincidir con las horas centrales del día. De ahí que las mejores horas para tomar el sol sean las primeras de la mañana y las últimas de la tarde.
  • La hidratación. Mantener la piel continuamente hidratada es quizá, uno de los mejores consejos que podemos dar a nuestra piel y deberemos comenzar a hacerlo no cuando aparece la sequedad en la piel, sino desde edades tempranas. La hidratación debe convertirse en uno de nuestros hábitos de higiene diaria y para ello debemos contar con la administración de cremas hidratantes en las zonas más expuestas al sol, manos, pies y cara y una vez más beber abundante agua.
  • Como decíamos antes, la contaminación en las grandes ciudades provoca la obstrucción de los poros de la piel y por ello una mala oxigenación, para evitarlo sería conveniente lavarnos cara y manos con asiduidad para hacer desaparecer los restos de contaminación.
  • El último de los consejos no está al alcance de todo el mundo y desde luego es el más eficaz, nos referimos a tratamientos quirúrgicos o pequeñas intervenciones como la administración de botox, tratamientos exfoliantes, o cirugía estética reparadora que elimine los rastros del paso del tiempo en nuestra piel.

No obstante, si la cirugía estética no está a nuestro alcance, con dos sencillos consejos podremos mantener una piel sana, máxima precaución con la exposición al sol y a sus rayos ultravioletas y mantenerse continuamente hidratado, mediante el consumo de abundante agua y cremas hidratantes.


Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: