El alzheimer. Definición, sus síntomas, duración y su fase avanzada

El alzheimer es hoy en día una de las enfermedades más graves que pueden afectar a nuestros ancianos y una de las más extendidas en la población de nuestros mayores, estamos hablando de una patología que afecta a 1.200.000 personas en España y lo que es peor, entre un 30 y un 40% de los casos están aún por determinar.

Hoy explicaremos la definición del alzheimer, síntomas, duración y su terrible fase avanzada.

Definición, síntomas y duración del alzheimer

Según la Real Academia Española el alzheimer es: El «trastorno neurológico progresivo caracterizado por la pérdida de la memoria, de la percepción y del sentido de la orientación , que se produce ordinariamente en la edad senil»

Según la Organización Mundial de la Salud, el alzheimer se define como: «como un síndrome debido a una enfermedad del cerebro, generalmente de naturaleza crónica o progresiva, en la que hay déficits de múltiples funciones corticales superiores que repercuten en la actividad cotidiana del enfermo.»

Hasta aquí, su definición, pero ¿cómo se manifiesta en los enfermos? ¿Cuándo estamos ante esta terrible enfermedad o simplemente estamos atravesando por un episodio puntual de «despiste» o «laguna mental»?

Los síntomas

La sintomatología del alzheimer es uno de los puntos calientes de esta enfermedad y ello por que, sin un análisis médico concienzudo, podemos errar en el diagnóstico. Por ello, ante el mínimo síntoma, lo indicado es acudir al médico de cabecera y seguir sus indicaciones.

¿Cuáles son los síntomas característicos del alzheimer? Según la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Americana de Psiquiatría (American Psychriatric Association) los síntomas serían:

  1. Dificultad para prestar atención a más de un estímulo a la vez
  2. Existe deterioro en el proceso de almacenar información
  3. Alteración para registrar, almacenar y recuperar información nueva.
  4. Pérdida de contenidos mnésicos, o memorizados, relativos a la familia o al pasado.
  5. La demencia es más, y más profunda y anómala, que una dismnesia o alteración patológica de la memoria.
  6. Existe reducción en el flujo de ideas
  7. Dificultad para cambiar el foco de atención

¿Pero cómo se reflejan estos síntomas en la vida diaria de una persona?

En el día a día de estos enfermos, podemos advertir algunas conductas que pueden servir de alarmas de la enfermedad:

  • Lagunas de memoria que se traducen en «pequeños despistes» por ejemplo, el lugar donde se han dejado unas llaves,  la cartera, olvidar un recado, el olvido de los detalles de alguna conversación.
  • Pérdida de la memoria de detalles como el parentesco de determinados familiares, el nombre de nietos, sobrinos, hermanos.
  • Desorientación. En algunos casos, no es difícil que el enfermo olvide el camino de vuelta a casa en un itinerario que conoce a la perfección por utilizarlo habitualmente.
  • Al enfermo le cuesta memorizar información nueva, esto es, le cuesta retener, varios recados a la vez.  Por ejemplo es incapaz de recordar todo lo que se le ha pedido cuando ha ido a la compra.
  • La enfermedad se manifiesta igualmente en algunas conductas como el retraimiento, episodios de falta de sociabilidad, de desinhibición.

Sin embargo, aunque puedan darse alguno o todos estos síntomas, sólo un médico puede diagnosticar la enfermedad, sirviendo éstos como señales de alarma.

La duración del alzheimer no es posible determinarla y dependerá de la evolución de cada enfermo, de estado de salud, del momento en que la enfermedad sea diagnosticada y de los tratamientos que se hayan prescrito.

Si se pueden distinguir tres etapas en el alzheimer:

  • Etapa inicial o fase leve. Esta etapa puede durar aproximadamente 3 años y se caracteriza por «pequeños despistes de memoria» de sucesos recientes y aparentemente sin importancia. Igualmente, en esta primera etapa se observan algunos cambios de conducta como apatía, desinterés, ligeras depresiones, fatiga, retraimiento general…
  • Etapa intermedia o fase moderada. Su duración puede rondar aproximadamente los tres años, al igual que la anterior y se caracteriza por lo que denominamos las tres aes. Me explicaré, se producen en esta etapa tres situaciones:

La afasia. Ésta, consiste en dificultad en el lenguaje. Al enfermo le cuesta trabajo hablar y hacerse entender con otros. Dificultad en la dicción y en la ordenación de las ideas expresadas.

La apraxia. Implica la dificultad del enfermo para realizar las tareas rutinarias de su vida, que se traduce en ejemplos como imposibilidad de atarse los zapatos, poner la mesa de una manera correcta o incluso manipular el mando de la televisión.

La agnosia. Es la imposibilidad de reconocer a las personas con las que convive. Síntoma grave que adelanta la tercera etapa de la enfermedad.

  • Tercera etapa. Coincidente con la fase más grave de la enfermedad. Los síntomas anteriores se agravan y comienzan episodios de rigidez muscular, reticencia al cambio postural. Se pierden las capacidades automáticas adquiridas con el paso del tiempo como lavarse, comer, andar y termina, muchas de las veces, con el enfermo en la cama con incontinencia urinaria y fecal.

La fase avanzada del alzheimer

La fase del alzheimer avanzado es, sin duda, la más dura para los familiares cercanos al enfermo que ven como paulatinamente el estado de su familiar se va deteriorando hasta dejar de conocer a sus seres queridos a la vez que los trastornos motrices se hacen más evidentes.

  • Como decíamos anteriormente, el enfermo deja de conocer definitivamente a los más cercanos e incluso, es incapaz de reconocerse a si mismo a través de un espejo.
  • Es imposible mantener una conversación medianamente conexa y finalmente lo único que obtenemos de nuestro familiar es algún sonido de aceptación o negativa a lo que le proponemos.
  • Hay que ayudarle a comer, vestirle, ducharle, peinarle, etc… Las tareas más elementales de la vida son ignoradas por nuestro mayor y se debe estar encima de él para todas ellas.
  • Poco a poco se pierda la facultad de caminar. Comienza con episodios de torpeza, dificultad en el anda, hasta que finalmente pierde la coordinación de movimientos y es incapaz de andar por sí solo.
  • Aparecen dificultades para tragar y problemas con la masticación que provocan atragantamientos y pequeñas asfixias.
  • Se produce postración y pérdida de movilidad que provoca la aparición de escaras.

Preguntas frecuentes

  • ¿Cuál es la duración del alzheimer?

Como decíamos antes es imposible determinar con exactitud cuando llegará el trágico final, pero podemos hablar de 10 años entre el comienzo de los síntomas hasta el final.

  • ¿Existe el alzheimer prematuro? ¿Qué es?

Si bien el alzheimer es una patología que afectan a personas a partir de una determinada edad, hacia los 65 años, existen casos de alzheimer prematuro que pueden aparecer a edades tempranas anteriores a esa edad. Actualmente se puede establecer que entorno a un 5% de los afectados han podido padecer un alzheimer prematuro o precoz.

El alzheimer de inicio temprano presenta la misma sintomatología que el alzheimer en personas mayores de 65% y puede tener un contenido hereditario.

  •  ¿Cuál es la relación entre el alzheimer y la vitamina B12?

Hay quien sostiene que la vitamina B12 contribuye a paliar los síntomas del alzheimer, sin embargo, no existen pruebas clínicas concluyentes y hoy por hoy, no deja de ser un remedio poco fiable. Por el contrario si se sabe que en adultos mayores la falta de vitamina B12 es muy evidente y la ingesta de esta vitamina puede contribuir a mejorar la memoria.

En principio no hay problema en que los familiares más cercanos se ocupen de cuidar a los enfermos de alzheimer en sus primeras etapas, lo cierto es que a medida que la enfermedad avanza, la incapacidad del anciano es mayor y la necesidad de cuidados profesionales se hace más latente. Por ello, deberemos plantearnos si podemos hacernos cargo de los cuidados del mayor o necesitamos acudir a profesionales de la geriatría o incluso a internar a nuestro mayor en una residencia geriátrica.

Advertencia:

El presente no es un blog médico y en absoluto pretende sustituir las opiniones o dictámenes de ningún técnico en medicina, sino simplemente tratar de explicar en un tono más coloquial algunas de las distintas enfermedades que se contienen en sus páginas. Por ello, si usted padece cualquiera de las enfermedades aquí explicadas acuda a su médico de referencia.


Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: