Causas y consecuencias de las caídas de ancianos

Por desgracia, las caídas de ancianos son algo bastante habitual. En nuestro artículo de hoy analizaremos las causas, consecuencias y cómo evitar las fatales caídas de nuestros mayores.

Las causas de las caídas en ancianos

Existen diferentes causas que pueden motivar que un anciano se caiga y las podemos englobar en tres capítulos:

Caídas por motivos neurológicos. Tanto episodios como demencia senil, alzheimer u otros trastornos mentales, son precursores de muchas de las caídas de nuestros mayores. Estas patologías provocan, en muchos casos, desorientación, pérdida del equilibrio en adultos mayores, dificultad motriz y otras.

El deterioro cognitivo afecta gravemente a las facultades motoras y puede provocar dificultad en el anda y confusión a la hora de emprender un trayecto.

Caídas por motivos  motrices. Estas se producen en la mayoría de los casos por  que el propio anciano se desestabiliza al andar, tropieza y cae. Motivo de ello puede ser la fragilidad de las extremidades, pérdida de masa muscular por la falta de ejercicio, etc…

Caídas espontáneas. Este tipo de caídas se producen por la existencia de elementos externos que hacen tropezar al anciano. Este tipo de caídas puede afectar a cualquier persona ya que vienen motivadas por obstáculos existentes en nuestro trayecto, sin embargo, los más jóvenes pueden salvar la situación por su agilidad.

Las consecuencias de las caídas

Las consecuencias derivadas de una caída pueden ser muy variadas atendiendo a la gravedad de las mismas.

Podemos hablar de una simple caída, de la que nos levantamos sin dificultad y en la que las consecuencias no pasan de una pequeña herida, o, las consecuencias pueden ir más allá y podemos encontrarnos con lesiones graves, roturas de cadera, esguinces, fracturas de muñeca, de tobillo, etc…

El problema de las caídas, con ser grave, no es lo peor ya que en muchos casos, esta caída puede deberse a alguna patología no detectada, siendo la caída un factor de alarma que nos pone sobre aviso. Una atención especial requieren las caídas repentinas y no motivadas por tropiezos ya que pueden obedecer a patologías no detectadas.

Una de las consecuencias más frecuentes de las caídas es la temida fractura de cadera, que afecta en gran medida a las mujeres por una evidente descalcificación de los huesos.

Otra de las consecuencias menos deseadas de las caídas de ancianos es el síndrome post caída. Nos referimos al miedo que la caída puede producir en nuestro mayor, que provoca que éste se niegue a moverse para evitar un nuevo accidente. Ésta es una de las peores consecuencias que pueden afectar al anciano ya que se niega absolutamente a cualquier movimiento que exija un desplazamiento y ello puede provocar un bloqueo mental que sin duda habrá que tratar.

La pérdida de movilidad en el anciano provocada por este motivo puede producir que éste se niegue definitivamente a levantarse y acabe sus días en una silla de ruedas o en la cama, por ello, la respuesta de la familia o de los cuidadores debe ser inmediata y así, hay que exigir al anciano que se levante y casi obligarle a moverse para evitar el bloqueo. Una vez que éste adquiere la confianza necesaria en sus propias habilidades, la caída habrá quedado en una simple pesadilla.

Consejos para evitar las caídas

Los consejos para evitar las caídas son muy evidentes pero no viene mal recordarlos.

  • Si el anciano es propenso a las caídas, es fundamental que esté constantemente vigilado cuando deambula.
  • Evitar los obstáculos físicos en el trayecto por el que deambula nuestro mayor.
  • Cuando el anciano presenta signos de inestabilidad al andar, es muy aconsejable que éste se ayude de bastones o andadores que faciliten su deambular.
  • En caso de que la caída se haya producido, una vez que tengamos el alta médica, es fundamental que el anciano vuelva a andar, ya que si permitimos que se niegue por miedo, el bloqueo mental puede dar lugar a que nuestro familiar se quede postrado en una silla o cama de por vida. Por ello, no permitáis que vuestro mayor se niegue a moverse.


 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: